DECALOGO PARA UN #PELAZOBIONDI

1. UN BUEN CORTE

Un elemento fundamental para lucir un cabello sano es un buen corte que elimine las puntas abiertas y las zonas dañadas. De nada sirve un cabello largo si está descuidado o maltratado. Para un saneado de puntas y revitalizar tú peinado, las tijeras son siempre la mejor opción.

2. PRODUCTOS ADECUADOS

Elige productos acordes a tu tipo de cuero cabelludo y pelo y de marcas profesionales, pues son las que más invierten en I+D y están a la vanguardia de los mejore ingredientes y principios activos para cada necesidad. El champú siempre deberá ser en función del estado del cuero cabelludo (graso, caspa, sensible, normal, etc.) y el acondicionador en función del cabello (seco, teñido, fragilizado, etc.). Aceites naturales como el argán, células madre, queratina, ácido hialurónico, proteína de seda, … son algunos de los principios activos e ingredientes que más se están utilizando en estos momentos. Si tienes problemas de caída y pérdida de densidad, tu mejor aliado serán los productos con omegas, glucopéptidos y ceramidas serán tu mayor aliado.

3. FRECUENCIA DEL LAVADO

El cuidado básico para mantener el pelo sano es la correcta y periódica higiene capilar, con un champú y acondicionador (y de ser necesario serum) de buena calidad y que armonice con las necesidades de cada caso. Así como lavamos nuestro cuerpo todos los días, debemos realizar la higiene periódica del cuero cabelludo para liberarlo de las impurezas y secreciones acumuladas durante el día y que atentan contra la salud capilar.

4. LAVADO MINUCIOSO

El ritual de lavado del cabello es mojarlo primero con agua tibia, aplicar después una pequeña cantidad de champú y efectuar un suave masaje con la yema de los dedos, únicamente sobre el cuero cabelludo. La exfoliación esporádica del cuero cabelludo es un ritual muy adecuado para cabellos grasos o que ha tenido una etapa de caída reciente, pues permite limpiar y revitalizar esta delicada zona, limpia intensamente y revitaliza, liberando la piel y el cabello de impurezas. Además, es una práctica que eleva la raíz y deja una sensación de ligereza en el cabello, potenciando el volumen del cabello. Tras el lavado y/o la exfoliación, e independientemente del estado del cuero cabelludo, siempre es necesario aplicar acondicionador en largos y puntas, ya que su función es equilibrar la hidratación en el largo y la higiene en el cuero cabelludo. Por último, enjuagar el cabello en profundidad es indispensable para que no queden restos de producto que pueden resecar el cuero cabelludo y provocar molesta picazón.

5. DESENREDADO Y CEPILLADO

Hay que diferenciar entre el proceso de desenredo y el de cepillado. Para desenredar, siempre es mejor hacerlo con el pelo mojado (y secado con toalla) y si tenemos un cabello muy fino o que se enreda con facilidad, hay productos y serums que nos pueden ayudar en esta tarea, para evitar roturas y tirones. Utiliza un peine de púas anchas o de doble hilera (anti-enredos) para hacerlo con suavidad y evitar romperlo, si lo prefieres, utiliza un cepillo tipo Detangler, que son ideales para desenredar. En cuanto al cepillado, Los cepillos no solo son eso que transforma tu pelo alborotado de por las mañanas en algo medianamente decente para ir a trabajar. También son muy importantes para mantener sano el cuero cabelludo, ya que los trazos del cepillo estimulan la circulación sanguínea, ayudando así a la renovación de nutrientes en la raíz y a la eliminación de células muertas. Además, gracias al cepillo, la grasa natural de la piel se transmite desde el cuero cabelludo hasta las puntas. Por ello, es necesario saber qué tipo de cepillo se adecúa más a nuestro pelo. Los expertos recomiendan usar cepillos con cerdas largas de plástico para un buen cepillado de cabellos largos, mientras que, para peinados cortos, lo mejor es usar cerdas naturales. Por otro lado, los cepillos planos son una buena elección para todas aquellas mujeres que tengan cabellos largos y fuertes y quieren peinarlo sin problemas, pero si tienes el cabello rizado o fino y buscas volumen, el llamado cepillo esqueleto se deslizará muy bien a través de los rizos sin quitarles definición y potenciará los pelos finos sin apelmazarlos al cepillarlos, esto es posible gracias a sus cerdas muy separadas entre sí. Para cabellos cortos, los cepillos pequeños y redondos son ideales para potenciar el volumen y la forma del corte.

6. SECADORES, TENACILLAS Y PLANCHAS

La utilización de planchitas y el secado excesivo con aire caliente, reduce el contenido de humedad en el cabello, resecándolo ya que produce la evaporación del agua interna de la fibra. Por ello, si queremos recurrir al secador, debemos utilizar secadores de calidad (termosensibles a ser posible) y colocarlos a una distancia prudencial de 15 cm. y preferiblemente acabar siempre con aire frío. Asimismo, aconsejamos aplicar siempre un producto de protección térmica antes de realizar el brushing y antes de utilizar las planchas o tenacillas.

7. COLORACIÓN

La utilización de tinturas puede debilitar nuestro cabello y hasta el cuero cabelludo. Existen diversos tipos o sistemas de coloración, desde los tintes permanentes hasta los baños de color temporales. Siendo las más perjudiciales las decoloraciones, ya que penetran el cabello a todos sus niveles alterando estructuralmente la fibra capilar, también levantan la cutícula superficial del cabello dejándolo poroso, con pérdida de humedad y más frágil. La química de la tintura sobre el cuero cabelludo puede provocar dermatitis por contacto, por lo que un consejo preventivo es aplicar una sustancia dermoprotectora que actúe como barrera entre la piel y la tintura (las ampollas protectoras del cuero cabelludo son la mejor opción). Por otro lado, el cabello teñido permanente o decolorado requerirá cuidados especiales de acondicionamiento y nutrición profunda, y los llamados productos plex son una apuesta asegura para la protección de tu cabello y lucir unas balayage, californianas o babylights en un pelo sano. Básicamente la tecnología que utilizan los plex es la reconexión de los puentes rotos de disulfuro, previniendo el daño que normalmente sufriría con la rotura de las uniones de la cutícula capilar cualquier cabello que se someta a un proceso técnico de re/de-coloración. No obstante, y ante cualquier tipo de duda y cuanto color o decoloración podrá resistir tu cabello, que tipo de coloración o deco puedo utilizar, y como proteger tu pelo y cuero cabelludo en estos servicios técnicos: consulta a tu estilista-colorista en tu salón.

8. PROTECCIÓN BAJO EL SOL

El cabello, a diferencia de la piel, no puede protegerse de las agresiones del exterior ni es capaz de reparar los daños causados por los rayos solares. El sol, los baños en el mar o en la piscina dañan la queratina natural que sella las escamas de la superficie del pelo. Al debilitarse esta especie de barrera protectora, el cabello se vuelve más permeable y, por lo tanto, más vulnerable. Utilizar sombreros, pañuelos y gorros es básico; pero no suficiente para protegerlo al 100. Utiliza siempre un protector con filtro solar para el cabello, antes de la exposición, el ingreso al mar y la piscina. Recuerda enjuagar el cabello con agua mineral o dulce al salir, y reaplicar el producto. Las últimas versiones ofrecen texturas ligeras e invisibles que protegen el cabello, aportan brillo y al mismo momento lo nutren. Otros imprescindible son los thermo-protectores y mascarillas ultra nutritivas (lo último son las anti-age) para evitar el envejecimiento prematuro del pelo, causados entre otros factores, por los ratos UVA/B.

9. DIETA EQUILIBRADA

Mantener una buena alimentación, equilibrada y completa, es fundamental para la belleza del cabello. Si las células capilares no son bien alimentadas, es difícil que puedan generar un cabello sano y fuerte. Por lo tanto, es necesario garantizar en la alimentación un aporte equilibrado de proteínas, carbohidratos, grasas, agua, fibra y una serie de vitaminas y minerales oligoelementos. Entre las vitaminas que hay que consumir las más importante para un cabello sano son, sobre todo, las del grupo B, dentro de éstas la más significativa es la biotina (B8), junto con la vitamina C. También es fundamental asegura en nuestra dieta alimentos ricos en hierro, cobre, zinc y omega 3. La anemia es uno de los principales enemigos de las melenas espesas y densas, por lo que la combinación hierro y vitamina C (que ayuda a la absorción del primero) es el mejor aliado anticaída.

10. ASESORATE POR ESPECIALISTAS

Es importante escuchar y seguir los consejos de nuestro estilista para saber qué cuidados deben acompañar a nuestro cabello según qué servicios técnicos nos hemos realizado y nuestro tipo de pelo etc; pero aún más importante es recordar que un cabello sano se origina en un cuero cabelludo saludable. Por ello, es importante consultar a nuestro médico o dermatólogo en casos de caspa, oleosidad, picazón, sequedad o una caída abundante. Ellos te aconsejaran y asesoraran de los cuidados y tratamientos médicos que puedan ser necesarios para luchar contra tales síntomas según tu caso y previa valoración médica.